BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

miércoles, 16 de septiembre de 2009

El viaje que siempre soñé .parte dos

Y recordé porque esos dos estúpidos nos habían tratado de besar anoche, como nos vieron diferentes, desde que teníamos 15 años, eramos el objeto de el 90% de sus apuestas, y todas eran de lo mismo: el que nos enamore, nos invite a salir, nos de un beso.... porque, no éramos como todas las regaladas que conocían. Y eso parecía gustarles.

A las 9 de la mañana, nos llamaron, luego de varios intentos me desperté, desayunamos, nos dieron una "pequeña" charla que duró hasta el almuerzo.Mas tarde fuimos a las fogatas. Hoy, tendríamos que ir en bote por toda esa cascada o lago..lo que sea! y buscar especies de peces -mi animal favorito..no, no es cierto, odio, destesto los peces- Kam se arreglo primero, yo me quede hablando con Rob, cuando Kam estuvo lista, salió de la cabaña y fue a donde estabamos nosotros. Fue entonces cuando entré, y empecé a buscar mis cosas.  Cogí una camisa color crema, unos shorts negros, unas gafas rojas y me puse a buscar mi bañador nuevo de Dolce & Gabbana. Lo busque por todas partes, en mi bolso, en el de kam, en los cajones, debajo de las camas...y no pude encontrarlo.
- Merda. Mierda. Mierda. -murmuraba yo.

  Sentí como perdía el control con cada segundo que lo buscaba y no aparecía, y entonces perdí el control.  Antes iba al piscólogo, para que me ayudara a controlarme, pero Nicolle resolvió dejar de pagarlo, así que dejé de ir.

Grité con todas mis fuerzas.Furiosa. Corrí a encerrarme en el baño y me puse a llorar en el piso, descontroladamente, cuando sentí un golpe en la puerta.

- ¿Sucede algo? -preguntó la voz de mi hermano al otro lado.- ¿por qué gritas? -No pude hablarle, las lágrimas no me dejaban.
- Largate! -grité después de varios intentos. Entre sollozos. .
- Tranquila. -dijo ahora la voz calmada de Kam.- Dinos qué pasó.

Respiré profundamente en un intento por calmarme.

- No. Puedo. Encontrar. Mi....- Y mi voz se cortó, y dejé de hablar.
- ¿TU QUÉ? -Me gritó Robert desesperado, dandole un golpe a la puerta, que me hizo pensar que la tumbaría.
- Mi bañador nuevo! -grité en respuesta. Rob sabía cuanto amaba mi nuevo bañador.
- Te doy uno mío. -ofreció como si no tuviera importancia.



- No quiero uno tuyo! -grité, y seguí con maldiciones. -¿Dónde está ese bañador?!

Escuché como  Rob y Kam hablaban entre ellos, pero no me moleste en escuchar que fue. Solo me importaba el maldito bañador, quería encontrarlo. Odio perder las cosas, y más ESE bañador, era mi última adquisición, y no había llegado a usarlo.

- Nosotros lo buscaremos. Rob y yo. -me dijo minutos después.
Lloré más fuerte pero en silencio. Agradecía sus intenciones pero sabía que no lo encontrarían.

Sentí que la puerta de la cabaña se abría, pero luego escuche la molesta y chillona voz de la "novia" de Rob. Y no me importó. Me pare y me lave la cara, tenia todo el maquillaje regado, el rimel corrido... y...estaba horrible. Me metí al baño y me di una ducha fugáz.

Cuando me estaba vistiendo sentí otro golpe en la puerta. Esperanzada pensé que lo habían encontrado.

- ¿Lo encontraron? -pregunté en cierto tono esperanzado.
- No -dijo fríamente, y mis ojos se llenaron de lágrimas una  vez mas.
- Vamos, tienes que salir, -me pidió- tenemos que hacer ese trabajo, yo tengo..hazlo por mi.
- Sin mi bañador no salgo. -dije tercamente.

Kam no dijo nada más, y después sentí como la puerta de la cabaña se abría una vez más. Supuse que se habían ido. Respire profundamente sintiendome mala persona. Salí del baño y me tiré en la cama, maldije hasta dormirme.

Cuando me desperté otra vez eran las 4:50. Fuí al baño, me cepillé el cabello, me lavé los dientes y salí de la habitación. No podía quedarme el día entero encerrada.
Cerca de la habitación había una chica caminando, a quién distinguí como la novia de Rob. Suspiré, venía hacía mí.

- Hola! -saludó con un tono muy alegre.
- Hola!. -respondí imitando su tono de voz y ganandome una sucia mirada.
- Soy Abby y tú debes ser Melanie! -dijo con un tono muy alto, vocalizando y con fingida alegría. - Soy la nueva novia de tu hermano, dime Bby.
- Llámame Melanie.-fue mi incordial respuesta.
- Eh..Bueno. -sonrisa fingida.- ¿Sabes dónde está Rob?
- ¿No han vuelto? -fue mi asombrada respuesta.
- No. ¿No estaba contigo? Me dijo que eras su equipo..en todo caso, ¿y si le pasó algo? ¿Que tal si se ahogó? -por poco y llora.
- mmm...pues no sé. -dije desinteresada. Abby me miró molesta y se fue.

Seguí caminando por ahí, cuando escucho unas risas. Ahora Trisha, la zorra mayor, y su séquito de lobas venían caminando. Les dediqué una fugaz mirada, pero hubo algo en Trisha que me hizo mirarla nuevamente. La muy perra llevaba puesto mi bañador.

- Eres una ladrona! -le grité furiosa mientras la empujaba.
- ¿Qué pasa contigo? No me toques!
- ¿Qué pasa conmigo? Mejor cuéntame qué es lo que pasa contigo! Que haces con mi bañador! -La empujé fuertemente, pero no lo suficiente como para tumbarla, no con mi bañador.
- Fue suficiente! ¿Que te traes?
- Eres una perra! Una zorra y una ladrona! -le grité- ¿Cómo te atreves a robarlo, y encima a ponertelo?
-  ¿Tu bañador? -Preguntó en tono nervioso pero disimulandolo.- Éste bañador me lo dio mi tía que vive en Francia!
- Ya cállate. Ambas sabemos que es mi bañador, y que tú no eres más que una ladrona!
- Anda a llamarle ladrona a tu abuela! -gritó furiosa- Vámos chicas. -sus amigas, que estaban perplejas, empezaron a caminar.
No se iba a quedar así. Antes de que diera un paso, cogí a Trisha del brazo y la paré frente a mí. Con todas mis fuerzas le pegué un puño en la cara, como Kam me había enseñado el verano antepasado.

- Eres un macho! -me gritó ésta con una mano en su cara y lágrimas en sus ojos.- Esto no se queda así! ¿Me oyes bien? No se queda así! Te vas a enterar, Melanie Gray. ¡Te vas a enterar!
- Tranquila, princesa. -le dije orgullosa de mí misma.- Que así no se queda.

Trisha salió corriendo como una loca, llorando y gritando. Sus amigas fueron tras ella. Seguí caminando y llegué al lago. Donde me acosté sobre una gran piedra a pensar en qué le haría. Esta vez, las cosas no se quedarían así y Trisha se arrepentiría por haber cogido mi bañador.

Momentos después llego Kam y se sentó a mi lado. La miré sonriendo cuando pasó su brazo por mi cuello.
Decidí contarle todo, pero antes de eso, una caliente lágrima, baja por mi mejilla, Trisha se había pasado, y Kam me ayudaría con mi venganza.

1 comentarios:

Hibbyta dijo...

como que se lo robaron?!
que feo, muy feo ¬¬
me gusto el capitulo
Besos!